Fue trasplantada, volvió a vivir... y a correr

Nadia Cid es de Río Gallegos y cumplió sus 26 años estando internada a la espera de un trasplante. Sufría de hipertensión pulmonar que la obligó a dejar todo tipo de actividad física, durante seis años y medio ni siquiera podía salir a caminar.

Se agitaba y se mareaba mucho. En una cuadra tenía que parar cerca de diez veces. Además, usaba una bomba intravenosa que cumplía la función de ser un vasodilatador de arterias.

A Nadia le diagnosticaron este tipo de hipertensión, que afecta las arterias en los pulmones y el corazón, en julio de 2013 y recibió el doble trasplante el 3 de diciembre del año pasado, en la Fundación Falavoro. Los médicos están asombrados con su rápida recuperación. En menos de dos meses pudo volver a trotar.

Ella, feliz, afirma que volvió a nacer. (Foto: cortesía Nadia Cid)

Ella, feliz, afirma que volvió a nacer. (Foto: cortesía Nadia Cid)

Ella lo describe como una "sensación hermosa". "Para mi todo esto es volver a nacer: creía que ya no volvería a hacerlo, y pude. Se siente tan satisfactorio que disfruté de esos pasos y me sentía orgullosa de mi misma", explica Cid.

Al terminar su trote se dio vuelta y vio la cara de sus padres, que no podían creer lo que su hija había logrado hacer después de tantos años de sufrimiento. Esos metros que corrió los hizo en Luján, adonde fue con su familia para agradecer el milagro de su vida.

A Nadia la operaron el 3 de diciembre y en menos de dos meses pudo volver a trotar. (Foto: cortesía Nadia Cid)

A Nadia la operaron el 3 de diciembre y en menos de dos meses pudo volver a trotar. (Foto: cortesía Nadia Cid)

Después de largas horas y días, a Nadia le dieron el alta y ya se volvió a Río Gallegos, su ciudad, después de seis meses. Ella está agradecida a la vida por esta segunda oportunidad, a los médicos, y sobre todo, a su ángel salvador. Porque sin la donación de órganos esta segunda oportunidad hubiese sido imposible para ella.

Comentarios

Comentar artículo