Vive en un pueblo sin asfalto y es una de las promesas del ciclismo argentino

Desde que tiene memoria, Abril atraviesa sobre ruedas el pueblo de Huinganco, ubicado al norte de Neuquén, a 500 kilómetros de la capital, y en plena Cordillera del viento, cerca de la frontera con Chile. Su entusiasmo por hacer de su hobby una forma de vida permitió que en 2019 su provincia crease la categoría femenina en el ciclismo de ruta, deporte en el que brilló en los Juegos Nacionales Evita.

En la localidad en donde nació viven apenas 1.000 personas, cuya mayoría trabaja en actividades mineras y forestales, que junto con el turismo son los puntales de la economía del lugar. La mayoría de las familias cuentan con gas natural desde 2004 y la totalidad tiene acceso a agua potable, sin embargo, el asfalto aún no ha llegado. ¿Cómo es entonces que en este contexto la joven de 14 años ha logrado triunfar en el ciclismo de ruta?.

Tras pasar años compitiendo en montaña, Abril cambió a esta nueva modalidad para poder participar de esta edición de los Evita. Fue así que comenzó un arduo entrenamiento que le ocupa seis días a la semana, de los cuales cuatro consisten en prácticas a bordo de su bicicleta. En esas ocasiones se ve obligada a abandonar su pueblo natal.

Acompañada de sus padres, César y Daniela, la joven neuquina viaja 7 kilómetros para llegar a una ruta pavimentada, sin embargo no todo allí se vuelve ideal. “Cuando llegamos al asfalto no es un lugar llano, es plena montaña, pero son las características que tenemos allá. Pero eso la ha convertido en una competidora dura”, explica César, quien viajó a Mar del Plata para acompañarla.

Así es Huinganco Neuquén (Foto: Gobernación de Neuquen)Interés General

Comentarios

Comentar artículo